Archivo de la etiqueta: parker 45 estilografica

Parker 45

Introducción y primeras impresiones.

Este ejemplar de Parker tiene una estética que me es bastante atractiva, y su bajo precio me hizo adquirirla sin pensarlo mucho.

La pluma vino en un pequeño empaque desechable, acompañada de un cartucho Parker y un conversor de pistón deslizable(el convertidor Lamy z26, también es compatible). Como tantos otros instrumentos de escritura de bajo costo, no incluía un folleto de instrucciones.

1.- Apariencia y diseño (8 de 10).

La Parker 45 salió por primera vez al mercado en 1960, y fue diseñada como una pluma fuente para estudiantes. En ese año, la Parker 51 reinaba indiscutible en el mundo de las plumas fuente, tanto por su desempeño inmejorable como por su diseño futurista.

Si estuviésemos en 1960, esta Parker 45 se vería como una pluma alegre, joven y de fresco diseño. Vista en 2011, 51 años después de su introducción, la misma pluma se me antoja elegante y señorial, con la tranquila sobriedad de quien nada tiene que demostrar.

El capuchón es de acero cepillado, bellamente rematado por un botón y clip de color dorado que producen un atractivo contraste. Cerca de la boca del capuchón se encuentran grabados en bajorrelieve con las siguientes inscripciones: “IP”, “MADE IN UK”, “45”, el logo de Parker, “PARKER” y de nuevo “45”. El capuchón posee un “agujero de respiración” justo debajo del clip, hecho para evitar la condensación de humedad dentro del plumín.

La sección es de un plástico tan liviano, que produce la sensación de ser muy barato y efímero. Se acopla al magnífico capuchón por fricción, sin producir el esperado “click” al final de su recorrido.

El extremo de la sección, adyacente a la rosca que le acopla al cañón de la pluma, contiene un anillo de metálico de color dorado que separa visualmente ambas piezas. Dicha separación es observable tanto con la pluma tapada como destapada.

El cañón de la pluma es de plástico brillante, bastante ligero y de apariencia barata.

El diseño visual de la pluma me parece realmente hermoso y muy elegante.

2.- Construcción y calidad (5 de 10).

Se siente como una pluma fuente barata que está muy bien hecha. Aquí y allá se perciben los detalles típicos del plástico inyectado, pero los defectos no son particularmente visibles. El capuchón de acero cepillado está magníficamente fabricado, y es la única pieza del instrumento que escapa a su general sensación de pluma barata.

3.- Peso y dimensiones (3 de 10).

Tapada:           13,70 cm.

Destapada:      12,70 cm.

Posteada:        14,45 cm.

El peso sin postear es incómodamente liviano, y me hace la pluma prácticamente inutilizable. Al postearla se siente un poco mejor, aunque desbalanceada hacia atrás debido al escaso peso de la sección.

Respecto al diámetro de la sección en el punto de agarre, me parece insuficiente e incómodo.

4.- Plumín y desempeño (4 de 10).

El plumín de mi Parker 45 en M(Medio), y es el único tamaño de punto ofrecido en su año de fabricación. Está fabricado en acero, con acabado en color dorado.

Escribe suavemente, depositando una línea de grosor consistente con mis expectativas respecto a un plumín M de Parker. Es bastante rígido y de flujo un poco seco. Cuando comencé a usarlo, se mostraba bastante exigente respecto al “ángulo de ataque” con el papel, omitiendo algunos trazos iniciales cuando lo ladeaba de la forma como acostumbro escribir. Con el uso me adapté a su temperamento y no ha vuelto a fallar. En general, siento a este plumín totalmente carente de personalidad, con un buen desempeño que se distingue difícilmente del de un bolígrafo. ¡No es bueno que una pluma fuente se sienta como un bolígrafo!

El plumín posee un semi-capuchón, conocido en el mundo anglosajón como “semi-hooded nib”, que creo fue diseñado de esa forma para simular el exitoso diseño con capuchón de la Parker 51, sin aportar ninguna de sus ventajas. En la Parker 51, el diseño con capuchón oculta un colector que mejora la capacidad de la pluma para permanecer destapada sin secarse; en la Parker 45, es una característica estética totalmente inutil.

Una característica realmente útil de la Parker 45 consiste en el que el usuario puede desenroscar el conjunto plumín/alimentador/capuchón, y separarlo de la sección sin necesidad de herramientas. Durante las primeras décadas de comercialización de la Parker 45, se podían comprar por separado estos conjuntos completos, lo que permitía tener varios tamaños de punto para una misma pluma, e intercambiarlos unos por otros en segundos. Al final de la comercialización de estas plumas, cuando Parker solo las ofrecía con plumines “M”, tan fantástica característica ya no tenía mucho sentido.

Todavía es posible obtener conjuntos  plumín/alimentador/capuchón antiguos, con plumines fabricados en oro de 14 quilates y con distintos tamaños de punto. Todos ellos son perfectamente compatibles con mi Parker 45 moderna.

5.- Sistema de alimentación y mantenimiento (7 de 10).

La Parker 45 fue la primera pluma Parker en usar un sistema de alimentación no integrado, en la forma de cartuchos desechables. Esos primeros cartuchos pueden usarse en las plumas Parker modernas, debido a que no han sufrido cambios significativos desde su introducción en 1960. Hoy día, cartuchos similares continúan brindando el mismo excelente desempeño y alta capacidad de almacenamiento exhibida en sus comienzos.

Como dato curioso, la Parker 45 obtuvo su nombre debido a que se cargaba de tinta con cartuchos, de forma similar a la carga de un revolver calibre .45 Colt, muy popular en ese entonces debido a las películas de vaqueros.

Otra alternativa de carga de tinta es el uso de conversor. Mi pluma incluyó en su empaque un conversor de vástago deslizante de escasa capacidad, y de apariencia barata y poco duradera. Dicho conversor tiene un muy buen desempeño, pero no permite ver el nivel remanente de tinta a menos que sea retirado de la sección.

El mantenimiento de la Parker 45 es inmejorable. Aún si la tinta se dejase secar completamente dentro de la pluma, bastaría remojar la sección en agua por un par de horas y remover el conjunto  plumín/alimentador/capuchón para limpiarlo, dejándolo tan limpio como el día que salió de la fábrica.

6.- Costo y valor (4 de 10).

No puedo evitar compararla con una Sheaffer 440 de precio y fecha de fabricación similares.

Conclusión y puntaje final (31 de 60 ó 52 %).

La Parker 45 es una de las plumas más hermosas que he usado en mi vida, pero es definitivamente una pluma para principiantes, apenas distinguible de un bolígrafo.

Modelos Parker 45

Anuncios

¿Qué plumas comprar?

Sheaffer 440

_12 s-l1600-1

Parker 45

Sailor 1911 Profit  Estándar

Sailor es la segunda compañía japonesa en importancia. Sus productos son famosos por la extraordinaria calidad de sus plumines de oro. La 1911, en sus versiones estándar y Large, son plumas clásicas de construcción  perfecta. Los plumines son, a mi juicio, los mejores del mundo.

La sedosa suavidad y belleza de los plumines Sailor es legendaria y, en efecto, ofrecen al usuario una experiencia difícilmente superable por otras marcas.
Es una pluma que nunca da problemas a su poseedor y que funciona fabulosamente bien. Cómoda, ligera, discreta en sus versiones básicas, económica y elegante. Ofrece más que una Montblanc a un precio muy inferior.
Se presenta en una enorme variedad de acabados y colores. La variedad de plumines también es muy amplia e incluye los fantásticos modelos especiales diseño del maestro Nagahara, únicos en el mundo por su originalidad y desempeño.
Una pluma imprescindible que nunca falta en mi cartera.
La 1911 cuesta en internet entre 75 y 150 euros en sus versiones básicas.

 

Lamy 2000
Otro producto de Lamy. En este caso superior, pero también asequible. Se trata, probablemente, del mejor producto de la marca.
Es una pluma a pistón, fabricada en fibra de vidrio y plumín de oro rodiado, con un funcionamiento impecable y una altísima precisión mecánica.

Pluma moderna, bella pero discreta, infatigable, escritora seria llena de detalles para un buen uso. Nunca defrauda.
Su precio ronda los 100 euros en tiendas físicas. Algo menos en internet.

LAMY Studio
LAMY Studio Imperial Blue EF

Las líneas de esta pluma de Lamy son tan limpias y elegantes como los mejores productos de la marca. Me gustan especialmente las formas tan originales de su clip y el diseño lanceolado del plumín. Se ofrece en varios colores y terminaciones e incluso hay una versión con plumín de oro, aunque bastante más cara. También hay numerosas medidas para elegir plumín. Un producto de calidad a un contenido precio que ronda los 50 -70 euros.

Lamy LX
Lamy LX

Pelikan serie M.

Pelikan es una marca alemana que, además de otros muchos productos, tiene actualmente en su catálogo las mejores plumas europeas. En su configuración estándar, no son plumas especialmente llamativas sino rotundamente clásicas, pero con una belleza intemporal que no admite objeciones. Su calidad de construcción, el funcionamiento intachable de su pistón y, sobre todo, la perfección y belleza de sus plumines, las convierten en piezas enormemente deseadas.

La Serie M abarca desde las pequeñas M400 hasta la fantástica M1000. Los precios, siendo respetables, conservan una muy favorable relación con la calidad total de la pluma. Para apreciar las bondades del pistón y del plumín de oro, una M400 de 200 euros será todo un acierto. Pero por un precio inferior, entre los 80 y los 120, se conseguirá igualmente una M200 de magnífico desempeño, plumín de acero y gran variedad de terminaciones.

Platinum 3776 Century

Platinum es una de las “Tres Grandes” marcas japonesas. Casa madre de las fabulosas Nakaya y productora de algunos de los mejores modelos de hoy en día.

La 3776 Century es una pluma de contenido tamaño, belleza clásica indiscutible y perfección mecánica sin tacha. Es una pluma ligera, cómoda e infatigable. Perfecta compañera de largas sesiones de escritura, ideal para tomar apuntes y redactar notas. El plumín es de oro, elegante y sencillo a la vez, con un desempeño formidable y sin problema alguno para el usuario. Ofrece variedad de puntos y una increíble suavidad. También ofrece múltiples y hermosísimos acabados.
Su sistema de cierre permite que la pluma sea usada después de semanas de haber sido guardada.
Es una estilográfica maravillosa que nunca dejo de utilizar.
Si se desea una pluma bella, sencilla, infatigable y sin problemas, la 3776 es una apuesta segura.
Su precio, en internet, ronda los 75-120 euros en sus versiones estándar.

www.casadelaestilografica.com