Seguridad con nuestras claves de acceso

Unnamed

En lugar de utilizar algo que te envía un tercero como un SMS, utiliza algo que tengas. Existen aplicaciones dedicadas como Google Authenticator, Authy, RSA SecurID, OTP Authenticator, etc.

Estas apps generan códigos que necesitarás para iniciar sesión cada vez que quieras ingresar a tus cuentas. El proceso varía un poco dependiendo de cada servicio, algunas veces deberás iniciar sesión escaneando un código QR o simplemente ingresando una clave alfanumérica.

Otra opción es utilizar códigos de copia de seguridad. Estos son muy útiles en caso de que pierdas tu teléfono y no puedas acceder a la aplicación de autenticación. Google te ofrece la creación y visualización de un grupo de códigos que puedes anotar en un lugar seguro para poder acceder a tus cuentas. Estos funcionan solo una vez.

Existen también productos físicos como el Yubikey, una llave USB que funciona como factor de autenticación adicional. Obviamente su “desventaja” es que cuestan dinero, pero son mucho más cómodos que tener que esperar e ingresar códigos manualmente cada vea que queremos iniciar sesión. Con este tipo de opciones todo lo que tenemos que hacer es conectar el dispositivo a un puerto USB para confirmar nuestra identidad.

Utilizar gestores de contraseña: 1Password ,pero es más fácil de usar, de integrar y además está preparado para sincronizar a través de Dropbox. Tiene aplicaciones para Windows, Mac, iOS y Android.

Tarjetas de crédito, lágrimas y latidos del corazón: tus futuras contraseñas

Estás harto de memorizar contraseñas: que si el lugar y la fecha de nacimiento de tu hermano, el nombre de tu primer perro o el día de tu boda… Contraseñas fáciles de recordar, pero también fáciles de hackear. Y es que a pesar de las continuas recomendaciones de los expertos, un informe revela que, entre las 20 claves más utilizadas por los usuarios siguen habiendo contraseñas tan simples como 123456, password, princess o qwerty. Una realidad que señala que los hackers pueden fácilmente violar multitud de cuentas simplemente probando las claves más comunes.

Pero tranquilo. Esto está llegando a su fin. Y es que todos los avances que se están produciendo en el ámbito de la privacidad en Internet, parece que van hacia una simplificación. ¿Te atreves a desentrañarlas con nosotros?

Se llama Nymi y consiste en una pulsera inteligente que reconoce los latidos del corazón y los utiliza para ingresar en sitios protegidos con contraseñas.

¿Cómo funciona? Sencillo: el dispositivo reconoce el patrón eléctrico generado por la actividad cardíaca, absolutamente único en cada uno de nosotros, y mediante un sensor de electrocardiogramas desbloquea automáticamente los dispositivos.

La pulsera, creada por la empresa canadiense Bionym y que ya se puede reservar por 79 dólares, no sólo serviría para activar móviles y tablets, sino también podría servir para realizar compras, abrir el coche, encender el ordenador o entrar en casa.

LÁGRIMAS, LA CONTRASEÑA INCOPIABLE

shutterstock_935438-1200x884Stephen Mason, un optometrista de Australia, ha descubierto que el mapa que dejan las lágrimas en la córnea de nuestros ojos cuando lloramos es absolutamente diferente y único en cada persona. 

Este descubrimiento ha abierto una nueva vía para la creación de contraseñas. Y es que si hasta ahora los escáneres ópticos de seguridad se centraban en el iris, es en la córnea donde encontramos el mapa más infranqueable para los piratas informáticos, incapaces de desarrollar una tecnología que imite los mapas de las lágrimas.

Ahora se está trabajando para que esta tecnología pueda ser utilizada en teléfonos móviles, con el fin de verificar pagos y servicios de acceso como correos electrónicos o documentos confidenciales. Asimismo, se está barajando para que se emplee también en los cajeros automáticos o en las puertas de acceso a zonas privadas.

 

PIN POR TARJETA DE CRÉDITO

salt_card_image_01-1200x675Ya lo sabes. Dejar tu móvil sin contraseña es un riesgo: cualquiera puede acceder a tus fotos, contactos o correos electrónicos… Pero tener que poner la contraseña cada vez que quieres acceder a tu terminal también es un hartazgo para muchos usuarios. De hecho, un estudio reciente ha revelado que nos pasamos de media 52 horas al año desbloqueando nuestro smartphone. Alucinante, ¿verdad?

Tenemos la solución. Y es que a través del crowfunding ha nacido SALT, una tarjeta de crédito que incorpora un sensor Bluetooth LE y que, al acercarse a tu teléfono móvil, lo activa, y al alejarse, lo bloquea. Tan simple como eso:

La tarjeta cuenta con un alcance de 3 metros, por lo que si el usuario deja el móvil sobre la mesa y va al baño o, directamente, lo pierde, el terminal se bloqueará directamente.

El dispositivo, que lleva incorporado una batería de un año de duración y se vende por menos de 15 dólares, ya funciona a las mil maravillas con Android y están tratando que funcione igual de bien con iOS, aunque todavía no lo han conseguido.

Sea como fuere, estos avances son sólo el principio. Identity X, una empresa de seguridad con sede en EEUU, ya está empezando a utilizar la voz como modo de identificación para aquellas personas que quieran acceder a los servicios de banca online (un sondeo reciente reveló que los patrones de voz de más de 65 millones de personas ya han sido registrados contra el fraude), mientras que Barclays Bank está listo para lanzar unos escáneres que servirán para identificar a algunos clientes corporativos mediante el patrón venoso de sus dedos, único e incopiable en cada individuo. Habrá que estar atento.